2.01.2005

Diseño de jardines pequeños

En los jardines pequeños, cada vez más frecuentes dada la proliferación de viviendas unifamiliares adosadas, es necesario pensar con cuidado cómo distribuir espacios, qué ejemplares se van a emplear y los elementos que se van a incluir.

Sin prisas
El primer consejo es no tener prisas. Observe durante varios días su jardín. Anote las horas de sol directo que recibe, si está mayoritariamente expuesto a las inclemencias o casi por completo protegido del viento, si cuenta con zonas muy sombrías... Así podrá elegir ejemplares idóneos que se adapten y medren sin demasiados problemas. Dibuje más o menos lo que querría conseguir teniendo en cuenta el uso que va a hacer del jardín. Hay quien precisa de un rincón tranquilo de lectura y quien prefiere una zona de juegos infantiles. Y no pretenda tenerlo listo con una única visita al vivero y en apenas un fin de semana de trabajo.

Elementos verdes
-Árboles y setos son lo primero que conviene instalar. Seleccione ejemplares de crecimiento moderado, a menos que le sobre el tiempo para estar podando árboles y arbustos que continuamente se están desmadrando. Muchos árboles tienen un tamaño reducido y muy adecuado para estos jardines, como ciruelos, magnolios, moreras o tejos.
-Para dar impresión de mayor amplitud apueste por las formas irregulares en macizos, evitando los setos cuadrados, densos y muy podados. Procure crear distintos niveles, con plantas de distintos tamaños y formas, para engañar al vista y que el jardín parezca más grande de lo que es.
-Si quiere incluir plantas trepadoras en alguna pared, no elija aquellas que ensanchen mucho para evitar que roben espacio al jardín.
-Reserve cierto espacio para plantas aromáticas. Además de contribuir a tener un jardín fragante, algunos ejemplares pueden resultar muy útiles en la cocina.
-En cuanto a las plantas de flor, conviene situar las especies con colores más apagados al fondo y aquellas con colores vivos en primer plano. No obstante, en los jardines pequeños es preferible que predominen los tonos suaves.
-Escoja plantas que aguanten espléndidas al menos dos estaciones. De poco valdrá un ejemplar magnífico tres semanas y vulgar el resto del año. En un jardín pequeño no podrá camuflarlo hasta que vuelva a florecer.

Otros elementos
-Instale únicamente los caminos esenciales. Combinar madera y piedra (grava con cortezas a los lados por ejemplo) está muy de moda. Si hay realmente muy poco espacio no conviene siquiera poner un solo sendero.
-Si hay suficiente espacio no olvide poner un punto de agua. Conviene que se escuche el relajante sonido del agua, pero en los jardines pequeños es aconsejable apostar por fuentes discretas.
-Si se atreve, juegue con algunos espejos. Pueden dar resultados magníficos en espacios pequeños.
-No recargue con elementos ornamentales los jardines pequeños, un solo y buen detalle basta.